Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Tradiciones en la patrulla

Correo electrónico Imprimir PDF

Una de las señas de identidad de cualquier patrulla, como de cualquier sociedad, son sus costumbres, sus tradiciones. Éstas se han ido configurando a lo largo del tiempo, a lo largo de la historia de la patrulla, y se han ido transmitiendo de una a otra generación de scouts. Esa es precisamente la raíz de la palabra tradición.

Tu patrulla también tiene tradiciones, bien porque hayas heredado una patrulla con una prolongada historia, bien porque tú y los tuyos la hayáis dotado de unas costumbres, unos ritos, etc., propios.

El valor de una patrulla, la "solera", como ocurre con los buenos vinos, se lo conceden, también, las tradiciones. Las tradiciones forman parte de la historia de cualquier institución; ya sea una patrulla, una sociedad, una corporación o la misma Iglesia.

En el caso de la Iglesia católica se concede una especial atención y cuidado a las costumbres que a través de los siglos (veinte ya) la han ayudado a ser lo que hoy es. Se la llama la Tradición de la Iglesia y en ella tienen cabida rituales y costumbres ancestrales, aunque tú y yo participemos de ellas en la actualidad. Un ejemplo es el Credo que rezamos en la iglesia cuando asistimos a misa los domingos; se llama "credo nicenoconstatinopolitano" y fue proclamado en el concilio de Nicea en el siglo IV de nuestra era. O la celebración del nacimiento de Cristo en el 25 de diciembre, algo que fue también instaurado en los primeros siglos de existencia del cristianismo. Pero qué mejor ejemplo del mantenimiento de una tradición que el de la eucaristía, instituida por el mismo Jesucristo.

Pues tu patrulla también tiene sus tradiciones. Pero como en el caso de la Iglesia, es necesario que las cuidéis, las practiquéis y las reflejéis por escrito para la posteridad, ya que es la única manera de que las generaciones futuras de scouts que integren la que hoy es tu patrulla se den cuenta de la importancia de conservar un patrimonio que, no sólo es común (pues la patrulla ni es tuya ni puede morir cuando tú no estés), sino que enriquece a los que la componen, a la tropa de la que forma parte y al escultismo en general.

Te invito desde aquí a que veles especialmente por este aspecto tan importante en la vida de una patrulla. Si quieres más información consulta el libro JP, ¡Coge el timón!, donde encontrarás pistas sobre cómo mantener vivas las tradiciones de tu patrulla (lee en especial las páginas 64 y siguientes).

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.