Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

El scout pone su honor en merecer confianza

Correo electrónico Imprimir PDF

¿Te suena de algo? Sí, es el primer artículo de la Ley scout, aquél que mejor se nos queda por ser precisamente el primero. Pero, ¿te has parado ha pensar en qué medida reper-cute sobre el papel que desempeñas actualmente? Te invito a que reflexiones conmigo.

Honor y Confianza: dos palabras olvidadas.

En la sociedad en que vivimos, en la que la mentira impera y la desconfianza se con-vierte en una de las normas para tener éxito, los términos honor y confianza no sólo no tienen cabida, sino que se los procura desterrar a toda costa de la vida cotidiana de las personas, ya que no comulgan con el estilo de vida que se nos pretende imponer. Se nos quiere hacer ver que son palabras, sobre todo la primera, que pertenecen al pasado, pues implican un compro-miso, una disciplina difícilmente comprensible desde los parámetros actuales. Pero una socie-dad sin hombres con honor, en los que se pueda confiar plenamente, sería una sociedad en-ferma, inquietada por el sinvivir cotidiano de la traición. Sería, en definitiva, una no-sociedad, o lo que es lo mismo, un orden, permitidme la incongruencia, caótico.

Según el diccionario, honor es la cualidad moral que nos lleva al cumplimiento de nues-tros deberes respecto del prójimo y de nosotros mismos, mientras que la confiaza se define como la esperanza firme que se tiene de una persona o cosa, entre otras acepciones. Lógica-mente, ambas van unidas, pues difícilmente se puede confiar en una persona si sabemos que no tiene honor. Pero para nosotros estos significados conllevan también una carga divina que podemos ver reflejada a lo largo de todo el Evangelio, así como de la biblia. Ya en un salmo podemos leer que la persona recta ante lo ojos de Dios es aquella que, habiendo dado su pala-bra, no se se echa atrás aunque ello le suponga un perjuicio. En el Evengelio, qué mayor signo de confianza que el dejar en manos de hombres toda una tarea iniciada por el mismo Cristo.

Sabiendo esto, el scout es alguien con quien se puede contar en cualquier circunstan-cia, pues pone en juego su honor, su integridad como persona, para que los demás se sientan seguros de que su respuesta será certera y firme. Tu jefe de tropa lo sabe. Por ello te confía la dirección de un grupo de chicos. Ellos dirigirán sus miradas hacia ti cuando necesiten sentirse arropados; en una salida, ante una dificultad, en un juego. Sabrán en todo momento que tú les responderás, les ayudarás a forjarse como personas, como verdaderos scouts.

Son muchos los que te observan. Dios el primero, pues en tu investidura te responsabi-lizas ante Él de cada uno de los chicos que tendrás a tu cargo. Tu jefe de tropa después, ya que, en su misión de conducir a la unidad hacia lo más alto, tú le digiste que le ayudarías con todas tus fuerzas. Y por último tus scouts, tanto los que están como los que deberán entrar a formar parte de tu patrulla. Ellos, de quienes deberás responder ante Dios, han puesto su pro-gresión en tus manos para ayudarles a ser hombres de provecho. También tú confías en ellos. Así formáis una "piña", sin resquicio alguno. Sois una patrulla Scout de Europa, pues contáis los unos con los otros; contáis con vuestro jefe de tropa y, lo que es más importante, contáis con Jesucristo que os acompaña día y noche, velando desde lo invisible por que seáis apóstoles de su Evengelio.

El confía en ti, y tú, ¿confías en El? Sé jefe de patrulla, juega siéndolo, y no le defrau-des.

José Manuel Castaño Aguilar. CNS.

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.