Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

UNA LEY PARA CONSTRUIR LA UNIDAD

Correo electrónico Imprimir PDF

Tu patrulla la forman un mosaico de personas, cada una con un carácter y una personalidad diferentes, con unas aptitudes y capacidades distintas, que, sin duda, aportarán riqueza al conjunto. Si tuviéramos que compararla con algo, se perecería bastante a una orquesta, con su director (el JP) y sus músicos (los chicos). Todos son de muy buena calidad, pero incluso así, necesitan de una partitura para que, del "ruido" que cada instrumento pueda emitir, se consiga una melodía armoniosa. En la gran orquesta que es el escultismo, la melodía que todos debemos seguir para no distorsionar es la Ley Scout.

Así, para poner a punto los instrumentos, la primera condición es conocer la ley, para, inmediatamente después, respetarla. No conocerla ni respetarla hace que la melodía no sea perfecta, es decir, que la orquesta desafinará, y... ya sabes lo desagradable que es eso.

Dejando ya de lado este símil, recuerda que los chicos no se han apuntado en un club de fútbol o de excursionistas. Al pronunciar su promesa, se han comprometido, nos hemos comprometido, recuerda, a respetar la ley scout. Construir la unidad en la patrulla pasa, necesariamente por tener esto presente. No se puede vivir la unidad si no se comparte por igual la misma regla y la misma promesa.

La ley ayuda a forjar esa unidad. Con ella puedes responder a cualquier dificultad; en ella puedes encontrar la solución a todos los problemas: sonreír y cantar en las adversidades, mostrar lealtad a los compañeros, ser servicial y cortés estando atento a las necesidades de los demás, e incluso obedecer cuando se tienen ganas de lo contrario, es un buen método para construir la unidad.

Un grupo de muchachos no es verdaderamente una patrulla scout hasta que no tiene claro que la regla de su juego, por la que se rigen, con la que viven sus aventuras, es la ley scout.

Como te he dicho, lo primero que hay que hacer entonces es conocerla, y conocerla de memoria. Para conseguirlo, podéis recitarla a coro al inicio de una reunión, o de un Consejo de Patrulla; la podéis utilizar como preámbulo de la oración de la tarde, para examinar el día que acaba, ya que la ley debe ser la referencia permanente del scout.

Pero saberla de memoria no es suficiente. Es necesario, sobre todo, aplicarla y respetarla tanto en la vida de la patrulla como fuera de ella.
(adaptado de JP. ¡Coge el timón!, "La ley para forjar la unidad".)

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.