Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

La Patrulla hacia el campamento

Correo electrónico Imprimir PDF

Como puedes observar, hay muchas cosas en este número de la revista que van encaminadas hacia el tema principal que nos va a ocupar gran parte de nuestras energías: se trata del campamento de verano.
Sin dudarlo un momento, estoy seguro de que has trabajado duro para que tu patrulla alcance los objetivos de cara el campamento de tu unidad, y de que, aún hoy, estás, quizá más que nunca, entusiasmado con esa aventura de verano sobre la que hablaréis a lo largo de toda la ronda solar siguiente.
Todo debe estar a punto para que ningún contratiempo estropee todo vuestro trabajo. En el artículo de la revista pasada, dirigido a los jefes de patrulla, pero apto para cualquier scout, os hablaba de la necesidad de organizarse. En esta ocasión sólo quiero recordaros a grandes rasgos, lo que hay que tener en cuanta para afrontar, con éxito, la actividad reina del año scout.
Seguramente sobre esto ya os habrá hablado vuestro jefe de tropa. Yo lo único que pretendo es dejarlo por escrito para que podáis revisarlo cuantas veces queráis. Sin embargo, lo mejor es que lo grabéis en vuestras mentes.
Como en toda actividad scout, el campamento se divide en tres partes cronológicamente consecutivas.

Antes del campamento.
1.- Dejar claro las funciones y responsabilidades que cada scout va a tener en el campamento, y que normalmente se adecuarán a las que haya tenido durante el año o parte de éste.
2.- Revisar el material que vayáis a necesitar, en función, claro está, de las actividades que están programadas. No obstante, hay dos clases de material que nunca varía, y que son: por un lado el propio de cada Puesto de Acción (botiquín, el socorrista; estuche topográfico, el topógrafo; de orientación, el orientador; material de animación -disfraces, juegos, etc.- el animador; etc., etc.), y por otro el material del conjunto de la patrulla (cocina, tiendas, herramientas, libros de técnica, de oración, toldos...). Ambos deben repararse, si tienen algún desperfecto, ordenarse, sustituirse (en caso de extrema necesidad) y cuidarse. No olvidéis que sois responsables de él, pues constituye el patrimonio más valioso de vuestra patrulla.
3.- Ensayar aquellas actividades del campamento que resulten novedosas. Es decir. Si el campamento va a ser itinerante o en bicicleta, se deberán conocer los mínimos para que no surjan sorpresas desagradables del tipo de no saber arreglar un pinchazo. En otro orden de cosas, se hará lo mismo con la velada del tema principal, algunas veladas de animación, pues vuestra patrulla deberá dirigir alguna, refrescar las técnicas de construcción, de campismo, etc.

En el campamento.
1.- No permitiréis jamás que os llamen la atención sobre vuestra función, pues la llevaréis a cabo a la perfección ("el scout obedece sin réplica y no hace nada a medias").
2.- Analizaréis y participaréis cada jornada en los Consejos de Patrulla, en los que se harán balance diario de la marcha de la patrulla en el campamento, viendo lo que hay que corregir y lo que no. Esto es muy importante para no perder el pulso a esta experiencia tan excitante como es el campamento.
3.- Si lo primero se cumple sin ningún problema, podréis disfrutar, y de hecho debéis, de una intensa vida de patrulla y en patrulla, pues en los ratos de reposo no tendréis que lavar platos atrasados o comer comidas frías. Entonces os reuniréis en vuestro efímero rincón de patrulla para hablar de vuestras cosas, de los proyectos para el año próximo o simplemente para reíros juntos.
4.- Se cumplirán los horarios establecidos en el programa de campamento. Estaréis en plena naturaleza, y la naturaleza también tiene un orden al que vosotros os debéis adaptar: levantarse cuando la naturaleza se despierta y acostarse cuando ésta duerme.
5.- Prestar atención en los momentos reservados para Dios, abriendo las orejas para escucharle y los ojos para verle al contemplar su Creación. Si disponéis de sacerdote, pensar que es una oportunidad de oro para intimar con una persona que conoce a Dios, enseñándoos cómo podéis conocerlo también vosotros.

Después del campamento.
1.- Si pensáis que el campamento termina en el momento en que llegáis a vuestras casas, os equivocáis. Después de cada actividad siempre es necesario hacer un balance para ver cómo han ido las cosas. En la Corte de Honor de final del campamento se os darán algunas pistas, las demás las debéis encontrar y analizar vosotros. Nunca está de más hacer un Consejo de Patrulla el fin de semana posterior a la actividad y tratar estos temas en concreto y otros que os sirvan para el futuro.
2.- Con ocasión de esta reunión, revisaréis de nuevo el material poniendo en práctica el mismo proceso que cuando lo hicisteis antes del campamento.
3.- Por último, daréis gracias a Dios por todas las cosas buenas que os ha concedido durante todo el año, pidiéndole, muy especialmente, por el que próximo bendiga todas vuestras ilusiones y os dé su protección. Esto, si queréis, lo podéis hacer mediante una misa de acción de gracias a la que asistirá la patrulla al completo.

Espero y deseo con todo mi corazón que esto os sea útil para la aventura que estáis a punto de comenzar. Pido al Señor que os bendiga y os colme de bienes. Nuestra Madre, la Virgen María os protegerá con su manto. Ellos dos no apartarán su mirada de vosotros. Lo demás corre de vuestra cuenta.
Buen trabajo. Buen campamento. Buena caza.

José Manuel Castaño. C.N.S.

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.