Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

LA ORGANIZACIÓN DEL TIEMPO

Correo electrónico Imprimir PDF

"No he llamado a Juan en toda esta semana por que no he tenido tiempo". No hay nada que me irrite más que oír una afirmación así. ¡Y cuántas veces oímos expresiones de este tipo!.

Es cierto que cada vez más el ritmo que esta sociedad indirectamente nos impone a todos, nos dificulta el trabajo y para escurrir el bulto ante una tarea no realizada, se recurre con muchísima frecuencia a "la falta de tiempo", como una especie de patente de corso que la sociedad ha aceptado de forma tácita. Es como si el hecho de alegar "no he tenido tiempo", fuera razón eximente de toda culpa, sin juicio previo.

Es muy frecuente que no dispongamos de todo el tiempo que querríamos para hacer todo aquello que nos atrae, que nos gusta. ¡El día solo tiene veinticuatro horas!, se lamentan los hiperactivos. Es cierto. Tenemos un tiempo limitado. Por eso es imprescindible saber organizarlo bien. Pero antes de organizar nuestro tiempo es necesario saber en qué lo gastamos actualmente por eso lo primero es:

1.- ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

Te invito a que hagas la siguiente prueba. Todos los días durante una semana, antes de acostarte, cuando hagas examen, apunta en un cuaderno en qué has empleado tu tiempo (aproximadamente) en este día, por ejemplo: media hora de aseo, tres horas de comida (entre todas), seis horas de clases, dos de estudio, una con mi novia, con mis amigos, televisión, etc.

Al cabo de la semana haz una pequeña estadística. ¡¡Te sorprenderás de la cantidad de tiempo que perdemos al cabo del día!!. Una vez hecho esto estamos en disposición de dar el siguiente paso.

2.- ORDEN DE PRIORIDADES

Es necesario establecer en la vida un orden de prioridades. Por ejemplo: oración, estudio o trabajo, novia, amigos, escultismo, deporte, etc.

Para establecer este orden puedes pedir ayuda a tu padrino piloto o rover, a tu consejero religioso y meditarlo en tus Hora Ruta. Una vez que estableces ese orden de prioridades, estás en disposición de encajarlo en un tu "día tipo".

3.- HORARIO

Ahora intenta colocar tu horario en un pequeño planing semanal, como haces cuando programas actividades para tu unidad. Ve rellenando ese planing teniendo en cuenta:

- Las actividades obligatorias (civilmente hablando: clases, trabajo...) que tienen horarios fijos
- Las actividades que tengan horarios fijos aunque no sean obligatorias (reuniones, visitas...)
- Las actividades no obligatorias en función del orden de prioridades que has establecido en el punto anterior
- Momentos de relajación, de "no hacer nada".

Ya tienes el horario establecido. Sólo falta lo más difícil empeñarse todos los días en cumplirlo. Te aseguro que si lo haces así las frases de "no he tenido tiempo" desaparecerán de tu diccionario porque siempre tendrás tiempo de hacer lo que sea realmente importante. Ahora aparecerán las frases de "no tengo tiempo" para hacer esto que me gustaría pero no es prioritario para mi, y eliminaré de mi vida lo más accesorio que ocupa no sólo un tiempo físico que necesita lo que es fundamental, sino también un espacio mental que es improductivo.

-0-
Para que no se escandalicen demasiado los pertinaces amantes de la improvisación debo decir también que el orden debe ponerse siempre al servicio del hombre y no al revés. Por ejemplo si tenemos una llamada telefónica de un amigo que necesita ayuda por la razón que sea no podemos decirle: "espérate hasta mañana a las diecisiete cuarenta y tres porque ahora en mi horario pone estudio". A nosotros nos corresponde después adaptar este horario tipo a las circunstancias concretas de cada día, con honestidad, con autocrítica, con sentido común.

Este horario es una ayuda, una referencia, no un corsé del que no podamos salirnos. Hay que utilizar bien cada herramienta. Un martillo es útil si se utiliza para clavar, pero si se utiliza para atornillar no sirve para nada. La herramienta es útil siempre y cuando se utilice bien.

Si pones en marcha este plan y eres fiel a tu examen diario te darás cuenta muy pronto de que cada día tienes más tiempo para hacer aquello que antes no podías hacer, y lo que es más importante dedicarás el tiempo a lo que realmente consideras importante para ti.

No te preocupes de tener que estar escribiendo constantemente tu vida sobre un papel. Esta práctica escrita es sólo al principio. Después el hábito sustituirá al lápiz.
"Tu alegría depende de tu forma de vivir". (San Agustín.)

Juan Carlos Corvera
Servir nº 9

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.