Asociación Española Guías y Scouts de Europa

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Historia y Orígenes

Correo electrónico Imprimir PDF
Índice de Artículos
Historia y Orígenes
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Todas las páginas

ORÍGENES DE LA FSE

Como todo el mundo sabe el escultismo nace en Inglaterra durante los primeros años de este siglo. En poco tiempo, el movimiento scout atraviesa las fronteras del Imperio Británico, por el que había sido inicialmente concebido, y se extiende por el mundo entero.

Era de esperar que países de vieja tradición católica donde, junto a experiencias scouts de naturaleza aconfesional o pluriconfesional, surgiesen iniciativas scouts abiertamente católicas. Este es el caso particular en Bélgica, Italia y Francia.

Podemos considerar a título justo como fundadores del escultismo católico al Padre Jacques Sevin, francés, el profesor Gean Corbisier, belga, y Mario di Carpegna, italiano, respectivamente promotores de las asociaciones promotoras de los "scouts de Francia", "boy scouts belgas de Baden Powell", "asociación scout católica italiana". De su compromiso nace también "la oficina internacional de los scouts católicos" con el objetivo de constituir un punto de referencia para todos los scouts católicos.

Sevin, Corbisier y Carpegna tienen éxito al trasladar al contexto católico de sus naciones, sin alterarlo, un método educativo nacido en un contexto anglosajón y protestante. Baden Powell decía "nuestro programa persigue cuatro fines: la educación del carácter, la habilidad manual, la salud física y el servicio a los demás". Los fundadores del escultismo católico hacen más explícito un quinto fin: "la formación cristiana".

Sus intentos de un entendimiento y de una fraternidad más estrechas entre todos los scouts católicos del mundo se rompen debido a los acontecimientos de esos años, al nacimiento de regímenes autoritarios y dictaduras que prohíben el escultismo o limitan mucho su libertad de acción.


EL INICIO DE LA F.S.E.

Algunos años más tarde en un momento donde después de la Segunda Guerra Mundial se intentaba reconstruir el tejido educativo popular, las propuestas de los fundadores del escultismo católico son retomadas por nuevos iniciadores. Esto se produce sobre una base ecuménica y enseguida la iniciativa evoluciona hacia una federación abiertamente católica.

El primero de noviembre de 1956 unos cincuenta jóvenes jefes alemanes y algunos jefes franceses se encuentran en Colonia, Alemania; son católicos, protestantes y ortodoxos. Su encuentro da vida a la "Federación del Escultismo Europeo".

Algunos de estos jefes formaban parte de los "Europa Scouts" una organización scout nacida tres años antes en Austria pero ellos salieron porque estaban decididos por una organización sin carácter religioso claro y sin tener en cuenta las realidades nacionales.

Al fin de tres días de trabajo, se redacto un documento con diez artículos: Los Estatutos Federales. El primer artículo dice: "se funda bajo el nombre de Federación de Escultismo Europeo, una asociación scout internacional, compuesta de sección nacionales cuyo fin es practicar el escultismo de Baden Powell en el marco de la idea europea y las bases cristianas que postula la idea de una Europa unida":

La Federación adopta como emblema oficial para todas las asociaciones una cruz de malta de ocho puntas cargada con un flor de lis de oro. No es una elección al azar porque fue elegida el día de todos los Santos, día en que la iglesia proclama solemnemente a toda la tierra las ocho bienaventuranzas, simbolizadas precisamente para la F.S.E por las ocho puntas de su emblema.

A partir del 1 de noviembre de 1956 comienza un encuentro anual que permanece hasta nuestros días: se llama el Consejo Federal. En el Consejo Federal del año siguiente un segundo texto es redactado, se llama "Directorio Religioso", desarrolla el primer artículo de los estatutos federales y fija las reglas de la vida religiosa en las unidades.

El directorio religioso de 1957 dice en su artículo primero: "la organización fundada bajo el nombre de Federación de Escultismo Europeo reconoce el auténtico valor de la fe cristiana y sitúa el conjunto de sus acciones y de sus decisiones bajo las reglas de esta fe".

El texto prosigue así: "el primer deber de los jefes es el de favorecer la vida espiritual de aquellos que dirigen, velando para que ellos asistan a los oficios religiosos según las reglas de cada confesión". "Los jefes cuidarán de que ninguna mezcla intempestiva se produzca bajo pretexto de unidad: cada uno debe madurar plena y totalmente en la fidelidad a su iglesia rindiendo así un testimonio verdadero y sincero de la fe que él profesa".

"Que exista siempre un gran respeto y una gran confianza entre los ministros del culto. Que les sea dada toda facilidad para el cumplimiento de su ministerio en el campamento y en las unidades. Que chicos y chicas sean animados a recurrir a ellos en sus dificultades espirituales o morales".

Estas líneas han sido escritas mucho antes del Concilio Vaticano II por jóvenes jefes que treinta años antes de la exhortación apostólica de Juan Pablo II "Christrifideles Laici" (del 30 de diciembre de 1988), ya habían tomado conciencia del lugar y del papel de los laicos en la iglesia. Sabían que la legitimidad de su acción provenía de su estado de bautizados y de ciudadanos así como de las familias que les confiaban a sus hijos.

Este directorio de 1957 admite desde luego la posibilidad de unidades scouts llamadas "abiertas" reagrupando jóvenes de confesiones diferentes pero nosotros nos dimos cuenta rápidamente que la formación religiosa de chicos y chicas es incompatible con la idea misma de unidades scouts "abiertas" como lo demostró el bajo nivel de escultismo practicado por estos grupos y la desaparición en la que desembocaron. Este hecho constituirá también un motivo de dificultad con la asociación inglesa e irlandesa, que rehusaron una connotación de sus grupos y unidades; siendo así que, después de diversos intentos de hacerles comprender las posiciones de la F.S.E, terminaron por separarse de la Federación.


EL ESPÍRITU DE LOS FUNDADORES

Un texto de presentación del movimiento escrito en 1960 puede ayudar a comprender mejor el espíritu de estos jóvenes.

"Algunos chicos y chicas nos han dicho que era imposible comenzar cada veinte años a pelearse unos contra los otros mientras que millones de orfelinatos esperaban la vuelta a partir para una nueva guerra... Frente a los montones de cadáveres aplastados por los bulldózers a los pueblos arrasados, a los niños mutilados por el napal, ... Algo se nos ha revelado y nos ha dicho: "¡Basta!". Estamos comprometidos con todas nuestras fuerzas en esta batalla contra aquellos que quieren hacer germinar entre nosotros la desconfianza y el odio... Solamente con nuestra sonrisa y nuestras manos abiertas, y con lo poco que poseemos, un corazón humano libre y leal vamos hacia los demás aceptando la misma cruz roja con la flor de lis de oro... Reformados, ortodoxos, católicos, todos nosotros queremos ver solamente en el otro al cristiano, al hombre que Dios ama.

"Estos jóvenes jefes tuvieron también la audacia de añadir una importante novedad al texto de la promesa: la fidelidad a Europa. Treinta años antes de que la Unión Europea la adoptase como bandera, el pabellón con las doce estrellas doradas ondeará en todos los campamentos de la F.S.E. porque los primeros Guías y Scouts de Europa vieron en ella ante todo un símbolo cristiano.

En 1956 paralelamente a la federación, nace la asociación alemana de la F.S.E. de manera informal, mientras que los jefes franceses no registraron oficialmente su asociación hasta 1958. En 1959 una asociación F.S.E. es creada en Inglaterra y la asociación belga nace en 1960.


EL NACIMIENTO DE LOS TEXTOS DE BASE

En 1962, Perig Geraud-Keraod y su esposa Lizig se adhieren a la asociación francesa de la F.S.E. En pocos años supieron imprimir al movimiento un espíritu específico y un gran dinamismo vivo, en definitiva un alma. Son comisarios generales de la asociación francesa durante casi un cuarto de siglo y responsables de la F.S.E. también a nivel europeo; gracias a su acción y a pesar de diversas dificultades exteriores, la federación conocerá un desarrollo notable en Francia y en toda Europa. En 1986, cuando la pareja se retira de sus funciones, la F.S.E. contará con más de cincuenta mil miembros. Estas consideraciones permiten afirmar que de hecho son ellos quienes han sido los verdaderos fundadores de la F.S.E.

Perig Geraud-Keraod (1915-1997) nace en Bretaña. Durante la segunda guerra mundial participó activamente en la resistencia y, después de la liberación, en el ámbito de la Misión Católica Bretona de París, había participado con su esposa en la acogida de muchos emigrantes que abandonaban Bretaña para instalarse en la región parisina.

Gracias a la acción del matrimonio Geraud-Keraod en marzo de 1963 el directorio religioso fue revisado. Una gran parte de la carta del escultismo europeo, que la santa sede había promulgado el 13 de junio de 1962 fue integrado. Fue en este momento cuando se definió también el ceremonial, el uniforme y se celebraron los primeros campamentos escuela para jefes de patrulla.

También ellos iniciaron enseguida un profundo trabajo de reflexión sobre los principios del escultismo que conducirá en junio de 1965 a la redacción y a la firma por parte de las asociaciones federadas de la "Carta de los Principios Naturales y Cristianos del Escultismo Europeo".


LA CONTINUACIÓN DEL DESARROLLO

En 1971 nace en los Países Bajos una asociación que pide integrarse en la FSE. Como se ha dicho más arriba, ciertos problemas de orden religioso surgieron enseguida en esta asociación y obligaron al Consejo Federal, a excluirla de la Federación.

Por los mismos motivos, la Federación fue obligada a tomar una decisión análoga con la Asociación Inglesa.

En 1975, la FSE realiza una peregrinación a Roma para la rama mayor con motivo del año Santo (es la única entre todas las asociaciones scouts católicas del mundo en hacerlo) El Santo Padre, Pablo VI, expresa públicamente su satisfacción y su ánimo por la obra y la acción de la FSE.

En 1973, nace la asociación canadiense. En 1976, una asociación católica se relanza en Alemania; las asociaciones italiana y luxemburguesa son fundadas.

Teniendo en cuenta estos nuevos desarrollos y en previsión del futuro, la FSE de reorganiza sobre bases más adecuadas. Nuevos estatutos federales son redactados, estableciendo el carácter católico de la Federación que, a pesar de continuar siendo abierta ecuménicamente a las otras confesiones cristianas según las condiciones fijadas por el Directorio Religioso, "sitúa el conjunto de sus actos y decisiones bajo las reglas de esta fe". El Directorio Religioso continúa por lo tanto siendo la base para el entendimiento y la colaboración de cristianos de diversas confesiones en el seno de una misma federación.

Con los nuevos estatutos federales, se adopta la denominación oficial que existe actualmente "Unión Internacional de Guías y Scouts de Europa- Federación del Escultismo Europeo". A partir de este momento, por lo tanto, la FSE se convierte en la UIGSE-FSE, aunque en el uso corriente se sigue utilizando la antigua denominación FSE. Esta denominación es vista a la luz del artículo 4 del Directorio Religioso como más abierta teniendo en cuenta a los componentes evangélicos y ortodoxos de la Federación.

En 1977 son fundadas la asociación evangélica alemana y la asociación suiza, después la asociación española y la portuguesa en 1878. La asociación austríaca aparece en 1981.

El 12 de marzo de 1980, el Consejo de Europa concede a la FSE el estatuto de miembro consultivo.
Después de la caída de los Regímenes comunistas en los países de Europa central y oriental, nacen nuevas asociaciones. Es el caso de Hungría en 1990, Rumania en 1991 y Lituania en 1992. En Polonia, la asociación scout católica ZAWISZA, fundada clandestinamente en 1982, se adhiere en 1995 a la UIGSE-FSE. Actualmente hay iniciativas en curso en Albania con la esperanza de crear una asociación albanesa.

En 1994, con ocasión de la reunión nacional de el Eurojam organizado por la UIGSE-FSE en Viterbo, su Santidad Juan Pablo II recibe en audiencia en la Basílica de San Pedro a 7.500 guías y scouts venidos de toda Europa y de Canadá, y les dirige un importante discurso que representa un punto fundamental en la vida de la Federación y del que descuelgan líneas de acción para toda la FSE.

No cesan de llegar a la federación diversas peticiones por parte de personas interesadas por un escultismo fiel a los principios cristianos y a los fundamentos de Baden Powell. No es posible enumerar aquí todos esos contactos, debido a la cantidad y a la extrema variedad y heterogeneidad de esas demandas.

Asociación Española Guias y Scouts de Europa. Miembro de la Federación de Escultismo Europeo - FSE

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.